EN SANTIAGO DE CUBA SIEMPRE ES 26.

Y EL PRÓXIMO 2015 ALLÍ CELEBRAREMOS EL ANIVERSARIO 500 DE LA FUNDACIÓN DE SANTIAGO DE CUBA Y LOS 62 AÑOS DEL HISTÓRICO ASALTO. NOS VEMOS, LA CITA YA ESTÁ HECHA.

Anuncios

¿Quién podría pensar en aquella época en una Revolución contra un ejército?

Nadie lo haría. Pero un puñado de hombres soñaba  con que era posible derrocara a la tiranía batistiana. No eran muchos para luchar contra todo un ejército, pero suficientes para desatar la inmensa energía del pueblo que sí era capaz de derrotar al régimen. Ellos arrebatarían las armas al enemigo para proveer a esos hombres y mujeres.

Para la mayoría era absurda la idea de hacer una Revolución en tan adversas circunstancias, sin un solo centavo para comprar armas. Únicamente hombres de pueblo, humildes, sentían aquella fe inquebrantable de que sí era posible llevar a cabo tal lucha sin dejar de creer en la victoria.

Lo que para muchos era un sueño irrealizable para estos jóvenes era una necesaria realidad para un futuro no muy lejano. Así fue como la Generación del Centenario asaltó el Cuartel Moncada aquel 26 de julio de 1953: con armas de ideas martianas y la convicción profunda de que era necesaria una sociedad “…de los humildes y para los humildes….con todos y para el bien de todos…”

Más de un siglo de explotación, saqueo e ignominias alimentaban las ansias de lucha y la rebeldía de aquella juventud indómita, a la que no le faltaban paradigmas a imitar. Vuelvo a recordar entonces aquella frase del indiscutible líder de la Revolución Cubana al afirmar que nuestro proceso revolucionario es único, continuo y ascendente, el mismo que inició Carlos Manuel de Céspedes el 10 de octubre de 1868. Y es muy cierto, ellos hoy hubiesen sido como nosotros, nosotros, como ellos.

Eso fue y seguirá siendo aquella gesta heroica del Moncada, una muestra irrefutable de que la continuidad de nuestro patriotismo épico está garantizada, herencia de generaciones de cubanos dignos, vivos hoy en René, Ramón, Fernando, Gerardo y Antonio, paradigmas de lo más genuino de la juventud cubana actual.

¿Cuándo se quitó Fidel el uniforme verde olivo?

Fidel siempre estará de verde olivoVer a Fidel en el noticiero inspiró en mi el deseo irresistible de escribir estas líneas. Depositó flores ante los nichos, rindió homenaje a los mártires del 26 de julio en el Mausoleo  que los honra en el municipio de Artemisa. Con esa mirada profunda de quien repasa los hechos, evocó los recuerdos de la contribución enorme de estos jóvenes artemiseños.

Su interés por conocer acerca del traslado de los cinco combatientes que aún no descansan en el Mausoleo es otra muestra de su sensibilidad infinita, lealtad y compañerismo. Se veía emocionado junto a sus compañeros de tantas batallas.

Y en medio del recuento histórico, no pudo eludir a ese Fidel previsor que vive en él como una herencia martiana. Fue entonces que habló de la tragedia ambiental que vive la humanidad, de los peligros que se nos avecinan.

Un mensaje a los combatientes de Artemisa y de toda Cuba retuvo en silencio a quienes queríamos saber qué tenía que decirnos el líder de la Revolución. Y sí, sentía el privilegio de ser de los pocos que aún nos honran estando con nosotros. Sí, porque el privilegio es nuestro. Él volvería con gusto a asaltar otros Moncada si fuese necesario.

Algunos enemigos de la Patria dicen en las redes sociales  que Fidel volvió a enfundarse el uniforme verde olivo y yo me pregunto:

Alguna vez se lo quitó?

Nuestro pensamiento revolucionario no ha cesado de evolucionar y sigue siendo el mismo de Martí. Somos prueba de lo que puede lograr un pequeño país frente a un imperio poderoso cuando le asiste la razón.

Inevitable recordar a los CINCO, ellos están aquí. Ramón, Gerardo, René, Fernando y Antonio son símbolos de la continuidad del ideario martiano que inspiró la gesta heroica del Moncada. El ensañamiento del imperio engrandece su heroísmo.

Emocionado y conmovido, Fidel advirtió nadie puede privarnos del derecho de soñar por un futuro mejor, nadie puede arrebatarnos el derecho de celebrar con alegría este día de gloria.

Así lo hará mi Santiago

Fidel nunca se ha quitado el uniforme verde olivo. Fidel sigue y seguirá siendo el del Moncada y al recordar a nuestros CINCO hermanos reafirmó, una vez más, ser el compañero eterno que nunca desampara a sus compatriotas de lucha.

Fidel siempre será nuestra guía y ejemplo. Salud para ti mi eterno Comandante verde olivo. Feliz Día de la Rebeldía Nacional a todos los cubanos, que dentro y fuera de la isla honran a la Generación del Centenario. El futuro es nuestro.