Carta de Fidel a Chávez en ocasión de su regreso a Venezuela

fidel-castro-hugo-chavez-1Querido Hugo:

Me satisface mucho que hayas podido regresar al pedazo de la tierra americana que tanto amas, y al pueblo hermano que tanto te apoya.

Fue necesa una larga y angustiosa espera, tu asombrosa resistencia física y la consagración total de los médicos como lo hicieron durante 10 años, para obtener ese objetivo.

Es absolutamente justo hacer mención a la insuperable constancia con que tus familiares más allegados, tus compañeros en la dirección revolucionaria, las Fuerzas Armadas Bolivarianas, rearmadas y reequipadas por ti, y las personas honestas del mundo, mostraron sus simpatías.

Especial mención merece el aliento que el pueblo venezolano te brindó con sus muestras diarias de apoyo entusiasta e irreductible. A eso se debe un regreso feliz a Venezuela.

Tú aprendiste mucho de la vida, Hugo, en esos duros días de sufrimientos y sacrificios.

Ahora que no tendremos el privilegio de recibir noticias tuyas todos los días, volveremos al método de la correspondencia que durante años hemos utilizado.

Viviremos siempre luchando por la justicia entre los seres humanos sin temor a los años, los meses, los días o las horas, conscientes, humildemente, de que nos tocó vivir en la época más crítica de la historia de nuestra humanidad. Nuestro pueblo, que es también el tuyo, conocerá mañana por esta misma vía tu regreso a Venezuela.

Todo debió llevarse a cabo con mucha discreción, para no darle oportunidad a los grupos fascistas de planear sus cínicas acciones contra el proceso revolucionario Bolivariano.

Cuando el campo socialista se derrumbó y la URSS se desintegró, el imperialismo, con el puñal afilado de su bloqueo se proponía ahogar en sangre a la Revolución Cubana; Venezuela, un país relativamente pequeño de la dividida América, fue capaz de impedirlo.

En aras del tiempo no menciono los numerosos países de las Antillas, Centro y Suramérica que Venezuela, además de sus grandes planes económicos y sociales, fue capaz de ayudar. Por ello, todas las personas honestas del mundo han seguido de cerca “la salud y las noticias sobre Chávez”

¡Hasta la victoria siempre!

¡Un fuerte abrazo!
Fidel Castro Ruz
8 y 35 p.m.
Febrero 17 de 2013

Anuncios

Ejerce Fidel su derecho al voto.

El compañero Fidel Castro fue recibido por la mesa electoral donde se le dio acceso a las boletas correspondientes para poder ejercer su derecho al voto.Autor: Roberto Suárez

Carta de Fidel en ocasión del acto conmemorativo celebrado en la Plaza Bolívar de Caracas

Querido Nicolás Maduro

Con motivo de los aniversarios que ustedes celebran hoy deseo expresarte lo siguiente:

La ausencia del Presidente electo por más de 8 millones de venezolanos nos conmueve todos.

Conocí a Hugo Chávez hace exactamente 18 años. Alguien lo invitó a Cuba y él aceptó la invitación. Me contó que tenía la idea de solicitar una entrevista conmigo. Lejos estaba de imaginarme que aquellos militares tildados de golpistas por las agencias cablegráficas, que con tanta discreción durante años sembraron sus ideas, era un grupo selecto de revolucionarios bolivarianos. Esperé a Chávez en el aeropuerto, lo conduje al lugar de su hospedaje y conversé con él durante horas, intercambiando ideas.

El día siguiente, en el Aula Magna de la Universidad de la Habana, cada cual expresó sus ideas.

Nuestras concepciones difieren en aspectos que son ajenos a las ideas y principios políticos y de los cuales ni siquiera hablamos.

Nuestra cooperación médica con Venezuela comenzó a raíz de la tragedia de Vargas, en la que miles de personas murieron como consecuencias del abandono y la imprevisión en que vivía la población más pobre de ese Estado.

Venezuela, por su parte, ha sido especialmente solidaria con los pueblos del Caribe, Centroamérica y Suramérica.

Desarrolló fuertes vínculos con Bolivia, Ecuador, Brasil, Uruguay, Argentina y otros. Ha cultivado relaciones con Rusia, Belarús, Ucrania y otras repúblicas de la antigua URSS. No olvida a Palestina ni a Libia. Presta especial atención a sus vínculos económicos y a las relaciones políticas con China. Es solidario con los pueblos de África. Practica una política de paz con todos los países.

El nombre de Hugo Chávez, se admira y respeta en el mundo.

Todos, e incluso muchos de los adversarios, le desean un pronto restablecimiento. Los médicos luchan con optimismo por ese objetivo.

Como se conoce, todos los revolucionarios cubanos somos martianos y bolivarianos. Tengo la seguridad de que ustedes con él y aún por dolorosa que fuese la ausencia de él serían capaces de continuar su obra.

¡Viva Hugo Chávez!

¡Hasta la victoria siempre!

Fidel Castro Ruz

Diciembre 15 de 2012

Universidad de México otorga Honoris Causa a Fidel

El Consejo Universitario de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) en México, decidió otorgar el doctorado Honoris Causa al líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz por las aportaciones científicas de su gobierno al mejoramiento de agricultura, en los últimos 50 años.

Los integrantes del máximo órgano universitario, aprobaron por mayoría la propuesta realizada por la Facultad de Ciencias Agropecuarias, cuya comunidad considera que la influencia de los avances de la Cuba post-revolucionaria en materia agrícola, han fortalecido la agricultura morelense, particularmente en el tema de la caña de azúcar.

Además, entre las consideraciones expresadas en el seno de la UAEM, Castro Ruz también fue considerado a tal distinción en función de las “las aportaciones de la Revolución, así como (por) el sistema educativo y de salud” impulsado por el comandante cubano desde su arribo al Gobierno de la isla el 1 de enero de 1959.

Antes de la aprobación de dicho galardón, el CU escuchó diversas consideraciones de sus integrantes que pedían más información sobre las aportaciones cubanas a Morelos, al tiempo en que otras propuestas solicitaban incluir a científicos y legisladores cubanos. No obstante, al final se aprobó sólo otorgarle dicho reconocimiento a Castro.

El rector de l a UAEM, Alejandro Vera Jiménez ordenó a la Secretaría General de la máxima casa de estudios solicitar a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), iniciar la comunicación con el gobierno cubano para determinar las condiciones de entrega del doctorado.

¿Pretextos que se publican o justificaciones en silencio?

De verde olivo y agradeciendo el apoyo moral de los jóvenes universitarios en la lucha por la paz, inició Fidel sus palabras a los jóvenes de la Federación Estudiantil, en la histórica Escalinata de la Universidad de La Habana. Suceso convertido en acto masivo y abierto de rechazo a la guerra.
Durante 45 minutos, el Líder de la Revolución Cubana advirtió acerca de los peligros que corre el mundo de una guerra nuclear en el Medio Oriente, derivada de un posible ataque de Estados Unidos a Irán. El pueblo cubano siguió atentamente sus palabras a través de los medios de comunicación masiva.
Una vez más, su intervención devino reflexión para los que valoramos sus siempre oportunas advertencias. Nos comentaba que resulta increíble que, para algunos, el peligro de una guerra radique en el comportamiento de los precios del petróleo y la recesión económica y no en la posibilidad real e inminente de una guerra nuclear.
Sugirió también, que hay que prestar atención a los silencios e informarnos y afirmó que lo que sucede hoy con Irán es una vergüenza para todo lo que refiera a política.
Como en las más recientes comparecencias, Fidel reafirmó que consolidar la paz mundial y revertir el cambio climático es una urgencia de la cual debemos tomar conciencia todos. Nosotros somos los protagonistas de los cambios necesarios.
De hecho, es muy evidente que podemos llegar al punto crítico advertido, donde no existe marcha atrás. “El tiempo que la humanidad dispone para librar esta batalla es increíblemente limitado” a lo que agregó que nadie tiene derecho a usar la violencia contra ningún ser humano o país.
Resumía entonces magistralmente que somos naturaleza, formamos parte de ella. Hay que vivir en equilibrio con la naturaleza porque ella es perfecta.
Fue entonces su intervención una exhortación a la juventud universitaria: NO DEJAR DE BATALLAR PORQUE, SIN LUGAR A DUDAS, ES POSIBLE VENCER.
Objetivo común para todos, cubanos o no, es preservar nuestro planeta y con ello a nuestra especie. Se habla de la supervivencia del género humano, de la vida en nuestro planeta.
Estamos llamados a no perder tiempo en lo que el Líder cubano denominó “guerras anacrónicas”. Los enemigos hacen las guerras. Piensan erróneamente, que el camino a la paz es ese.
Abramos bien los ojos todos los que hoy habitamos el planeta y no dejemos engañarnos por nuevos o viejos pretextos disfrazados, convertidos en silencios o en discursos manipulados. Nada hay más importante que la vida, ella se preserva con la paz.

La gran tenaza(Tomado de Cubadebate)

EEUU no renuncia al sueño de un imperio ganado a fuerza militar. Obama anunció con pífanos y tambores la vuelta a casa de una buena parte de los efectivos que combaten en Iraq, pero a no pocos les tocará volver a Afganistán. Las cosas andan mal por allí, aumenta el número de bajas y la opinión pública estadounidense se cansa cada vez más de la guerra: una encuesta reciente de USA Today/Gallup revela que el apoyo en la materia descendió al 36 por ciento del 48 por ciento registrado en febrero (www.usatoday.com, 3/8/10). Por lo demás, de hecho y según datos oficiales, la retirada de tropas de Iraq sólo reducirá el número de las que combaten en los dos países de 177.000 a 146.000 en septiembre, menos del 20 por ciento (www.whitehouse.gov, 2/8/10). Y no hay fanfarria que valga.

Transcurre en forma menos estruendosa el armado de la tenaza con la que EE.UU. y su séquito de la OTAN se propone anular a Rusia y China. Obama y Robert Gates, el jefe del Pentágono, declararon en septiembre del 2009 que el plan Bush del escudo antimisiles sería sustituido por un sistema más vasto geográficamente, cuyo objetivo último es abarcar a toda Europa -menos a Rusia y Belorús, naturalmente- completando así el cerco que el Kremlin contempla con el ceño fruncido. Un mes antes trascendió que el gobierno Obama se inclinaba por la posibilidad de un despliegue antimisil en los Balcanes, Israel y Turquía (UPI, 27/8/09). En febrero de este año fue concertada la ampliación del escudo mediante bases en Bulgaria y Rumania (Reuters, 4/2/10). El Pentágono ha instalado ya una batería de misiles Patriot en el este de Polonia a pocos kilómetros de la frontera rusa (www.defense news. com, 24/5/10). Unos cien efectivos del ejército estadounidense se estacionan muy cerca de Kaliningrado.

La base rumana tiene un relieve particular para el gobierno israelí. Su viceministro de Defensa, Matan Vilnaí, no ocultó su dicha: “Volamos a Rumania, así que podemos operar bien adentro de los países árabes vecinos” (www.jpost.com, 30/7/10). Y por primera vez en la historia de Israel, tropas extranjeras -estadounidenses, claro- se estacionan por un largo período en su territorio para maniobras conjuntas de capacitación en el uso de antimisiles y el manejo de un radar del escudo basado en su territorio desde el 2008.

EE.UU. también ha extendido la instalación de baterías de Patriot en el Golfo Pérsico y emplazará otros equipos de tecnología avanzada en los países árabes -amigos- del Golfo (//rickrozoff.wordpress.com, 11/5/09). Cabe señalar que la capital de Israel y la de Irán están separadas por unos 1600 kilómetros, distancia que los misiles instalados en territorio israelí superan con creces. Y pueden alcanzar, además, el área oriental y casi toda la del sur de Rusia, donde se concentran sus fuerzas misilísticas. Una casualidad es una casualidad.

El primer blanco para Israel es Irán. Tel Aviv confía en que una vez que comience a bombardearlo, Teherán no dejará de responder y Washington intervendrá con todo su poderío en la nueva guerra. El lobby estadounidense pro-israelí ha iniciado una campaña para que la Cámara de Representantes apruebe el proyecto de resolución 1553 que convalida esa agresión. Su párrafo 4 es muy claro: “Expresa (la Cámara de Representantes) su apoyo al derecho de Israel a emplear todos los medios necesarios para enfrentar y eliminar la amenaza nuclear de Irán, defender la soberanía israelí y proteger las vidas y la seguridad del pueblo israelí, incluido el uso de la fuerza militar si no se encontrara una solución pacífica en un tiempo razonable” (//frwebgate.gpo.gov, 20/7/10). Para el lobby pareciera que el “tiempo razonable” se agotó.

La Casa Blanca está negociando el establecimiento de otra base terrestre de radar en Bulgaria o Turquía, pero esto no significa que abandone al resto del planeta. Obama visitará la India en noviembre próximo y espera vender armas a la segunda nación más habitada del mundo. Si el acuerdo se firma durante la visita del mandatario, EE.UU. desplazará a Rusia como el mayor abastecedor de armamento a Nueva Delhi y, además, ayudará a la India a encarar el ascenso de China. El valor de la compra podría ascender a más de 10 mil millones de dólares, según el diario chino Global Times (www.globaltimes.com, 13/7/10). Las tensiones Washington/ Beijing se agravaron a comienzos de este año, cuando la Casa Blanca confirmó que proveía a Taiwan de 200 misiles Patriot.

El argumento de que el escudo antimisil es necesario para defender a EE.UU. y Europa de los cohetes iraníes y coreanos es inquilino del ridículo: ni Irán ni Corea del Norte los tienen de semejante alcance. Tal escudo es otro aspecto de la militarización del espacio que la Casa Blanca alimenta en su persecución de energéticos ajenos. Está enfrente la posibilidad de que sus intervenciones bélicas se prolonguen muchos años todavía y no es descartable el peligro de una guerra nuclear.

Fidel, Obama y la guerra que no debe hacerse (Enrique Ubieta, tomado de Cubadebate)

Los medios corporativos del gran capital repiten como si fuese una verdad consabida: “los revolucionarios son violentos” y los que abogan por mantener el status quo -es decir, los capitalistas–, “son tolerantes”, y están en disposición de estrechar la mano del adversario. Como que aquellos suelen ser o representar a los poderosos, el concepto de “paz” es reducido a la aceptación por el oprimido de su condición, y en caso extremo, a la búsqueda de formas menos evidentes o más eficaces de explotación. ¿Sería capaz el capitalismo -su expresión más radical: el imperialismo–, de actuar en el bien de la Humanidad, de trascenderse a sí mismo?

Hoy asistí a un acontecimiento trascendental: el revolucionario vivo más emblemático del siglo XX e inicios del XXI -un hombre que dentro de unos días cumplirá 84 lúcidos años–, alertaba sobre el peligro de una nueva guerra mundial, explicaba las consecuencias tremendas que tendría la conflagración, esta vez casi inevitablemente nuclear y se dirigía al Presidente del estado imperialista más poderoso del siglo XX e inicios del XXI, con la esperanza de que entendiera a tiempo la responsabilidad que asumía si ordenaba su inicio: “Quiso el azar que, en ese instante preciso, el Presidente de Estados Unidos sea un descendiente de africano y de blanco, de mahometano y cristiano. ¡No la dará!, si se logra que tome conciencia de ello. Es lo que estamos haciendo aquí”.

El revolucionario Fidel no intervenía esta vez a favor de su país, ni siquiera de su región -no directamente involucrada–, sino de la Humanidad, hablaba como ciudadano del mundo: la guerra acabaría incluso con el bienestar de los ricos. La civilización que compartimos todos, ricos y pobres, opresores y oprimidos, podría quebrarse. Lo hacía un día después de conmemorarse el aniversario 65 del lanzamiento injustificado de la primera bomba atómica sobre la ciudad japonesa de Hiroshima, y trataba de convencer al presidente actual del país que había ordenado aquel acto de prepotencia y barbarie. Los resultados de una guerra nuclear hoy serían mucho más devastadores, advertía.

Como apuntaba uno de los diputados en el encuentro, los jefes de estado que promueven la guerra, ostentan irónicamente el Premio Nobel de la Paz; el demandante de la paz, el revolucionario Fidel, no. Por eso sus preguntas son tan importantes: ¿cree alguien que el poderoso imperio retrocedería en la demanda de que los mercantes iraníes sean inspeccionados?; ¿cree alguien que a los iraníes -un pueblo de milenaria cultura, más relacionado con la muerte que nosotros–, le faltará el valor que hemos tenido nosotros para resistir las exigencias de Estados Unidos?; ¿tienen alguna solución para esta contradicción?

Si pudiesen ser conciliadas estas preguntas -no como acto de fuerza, no como triunfo de los intereses del más fuerte–, “la población del planeta (podría) ser regulada; los recursos no renovables, preservados; el cambio climático, evitado; el trabajo útil de todos los seres humanos, garantizado; los enfermos, asistidos; los conocimientos esenciales, la cultura y la ciencia al servicio del hombre, asegurados. Los niños, los adolescentes y los jóvenes del mundo no perecerán en ese holocausto nuclear”.

La sala plenaria del Palacio de Convenciones estaba abarrotada, porque además de sus legítimos ocupantes, los convocados diputados a la Asamblea Nacional, asistían invitados, periodistas nacionales y extranjeros, y miembros del cuerpo diplomático. Cubavisión y CNN trasmitían en vivo el mensaje. TeleSur enviaba a su comentarista político más avezado. Aunque no vestía el uniforme de Comandante en jefe, Fidel usaba una camisa verde olivo: es su símbolo, el de un guerrero de las ideas que defiende una paz inclusiva.

La expectación por verlo se justificó. Sin embargo, un hecho ya preocupa: CNN no quiso, no pudo, no supo trasmitir en sus cintillos el mensaje central, que era la exhortación a Obama. Hizo como si informara, y eludió cualquier alusión a la guerra que se prepara: “Castro habló de tensiones entre Estados Unidos e Irán”, dijo para no decir nada. “El ex presidente se refirió a temas internacionales”, agregó. Ciertamente, Fidel es noticia, su sola presencia. Pero la Humanidad espera que quienes toman decisiones que afectan a todos, sepan escuchar. Insistamos en repetir las advertencias de Fidel, para que lleguen a Obama.