Inaugurada Exposición “Así te recordamos Comandante”.

Galería

Esta galería contiene 16 fotos

INSTANTÁNEAS DE GRAN FORMATO QUE REFLEJAN DISTINTAS FACETAS Y MOMENTOS DE LA VIDA DEL COMANDANTE DE LA REVOLUCIÓN JUAN ALMEIDA BOSQUE EXPUESTAS EN EL MUSEO 26 DE JULIO DEL OTRORA CUARTEL MONCADA, HOY CIUDAD ESCOLAR 26 DE JULIO. Anuncios

Regala el mes de Julio connotaciones especiales a Santiago de Cuba.

La Muy Noble y Muy Leal, Capital Cultural del Caribe, fue una de las siete villas fundadas por el adelantado Diego Velásquez, en los primeros momentos de la conquista y colonización de la isla de Cuba por España este mes de Julio. Desde 1515 se convierte en capital hasta mediados del siglo XVI.

Es una ciudad donde pareciera todo cuenta su historia: los parques, los muros, las calles, su gente. Y justo en el mes de julio adquiere connotaciones especiales.

Por muchos motivos es Heroica Santiago: desde nuestras más antiguas luchas emancipadoras. En toda la isla, de una u otra forma, se luchó por la libertad de Cuba en cada momento histórico. Pero Santiago era especialmente rebelde, inmensamente osada.

Pareciese que una espiritualidad revolucionaria pululaba en la ciudad y en cada reparto, en cada calle, y luego también en las montañas. Quizás por eso, no pocos poetas se inspiraron en ella, quizás por eso el agradecimiento de quienes hicieron Revolución y recibieron abrigo en esta tierra.

Santiago regaló a la historia patria incontables pasajes de heroísmo que hoy llenan de orgullo a varias generaciones de cubanos, que inspiran a muchos en otras tierras. Porque Santiago prestigia con sus hazañas cuando de cada hombre o mujer común de pueblo, aparece un héroe como si fuese cotidiano.

Tal vez por eso, por lo cotidiana que se hicieron las hazañas haya algunas más o menos populares, pero iguales de heroicas.

No es leyenda que Santiago sea la Única Ciudad Héroe de la República de Cuba, e inspire más que compromiso la Orden Antonio Maceo, en un lugar donde se mira al balcón y aún parece estamos viendo a nuestro invicto comandante en jefe.

Aquí tuvimos un 30 de junio que agigantó a una generación de adolescentes y los hizo eternos cuando anegaron con su sangre esta tierra sagrada, luego de ser asesinados. Ese fue el preludio de lo que sería el mes siguiente.

Aquí tuvimos un 26 de julio y hasta la cultura usamos para hacer de nuestros populares carnavales un cómplice en permanente combate.

Y como olvidar aquel 30 de julio, cuando esos monstruos creyeron que con tu muerte pondrían fin a todo lo que con tus propias manos nos habías legado Frank.

Aprendieron así, que esta tierra no conocía el miedo ante tamaña injusticia, y un mar de pueblo tomó las calles sin siquiera existir convocatoria. Esa es nuestra herencia histórica, la que nos legó tu ejemplo.

Santiago custodia los restos de Martí, de Céspedes, de otros quizás menos conocidos, pero iguales de patriotas. No es difícil encontrar un obelisco, un monumento, una tarja que en cualquier sitio de la ciudad nos recuerde que hubo un héroe allí.

Aquí existió una clandestinidad organizada sí, pero hubo muchos, muchos que sólo en su condición de santiagueros, de cubanos, abrieron sus puertas y arriesgaron sus vidas para, más de una vez, guarecer a algún que otro revolucionario.

Y justo este mes de julio es pletórico de fechas que nos recuerdan quiénes somos, de dónde venimos, cuál es el camino a seguir.
En cada una de ellas, debemos encontrar los motivos de inspiración, en cada una debemos reconocer por qué se hizo y se perfecciona aún esta Revolución, porque esta es, sin lugar a dudas, la mayor obra de amor, unidad y justicia social que haya construido un pueblo con el propio esfuerzo de varias generaciones de sus más valiosos hijos y de las que no podrá dejar de hablarse cuando un día, lejano o no, se hable de la historia de los pueblos y del amor infinito hacia la patria grande.

Plan contra plan

Hace algunas horas comentaba que nada ni nadie evitaría que cubanos y venezolanos celebráramos juntos el Día de la Rebeldía Nacional, así está sucediendo. Himnos de Cuba y de la República Bolivariana de Venezuela escuchados y cantados en tierra villaclareña así lo han demostrado.

Alí Rodríguez Araque, Ministro de Energía Eléctrica, habló en representación de la hermana nación y sus palabras recordaron el derecho inalienable que les asiste a defenderse de cualquier agresión, militar o de otra índole.

Si muchas veces hemos repetido que Cuba, al salvarse salva, estar hoy con Venezuela es, además de un deber, una vía de preservar las conquistas sociales y políticas allí alcanzadas para su pueblo, es mantener activo ese renacer que se da hoy en Nuestra América.

Nosotros no tememos, temen quienes gestan golpes y agresiones, quienes ejercen presiones externas, quienes fabrican oposiciones internas y las alimentan. Temen a la unidad de nuestros pueblos, porque conocen el poder de esta arma.

De unirnos es el momento. Por Venezuela, por Bolivia, por Cuba, por el continente, por el Planeta.

Para algunos, en Venezuela se viven momentos de tensión, yo, modestamente, afirmaría: el mundo vive momentos de urgentes tomas de decisiones.

Nadie debe ver ajenos los sucesos que ocurren hoy en la tierra de Bolívar. Las bases continúan en Colombia y no serán de uso exclusivo contra los venezolanos. No dejemos confundirnos con falacias discursivas, las armas no son para jugar, no tienen nombres y apellidos, representan un peligro para todos.

Así que se harán urgentes los Moncada, el espíritu de la Generación del Centenario y habrá hasta que dormir de verde olivo, como lo ha hecho Cuba, para preservar nuestra Revolución durante más de 50 años.

Recordemos a entonces a Martí, “A un plan obedece nuestro enemigo: de enconarnos, dispersarnos, dividirnos, ahogarnos. Por eso obedecemos nosotros a otro plan: enseñarnos en toda nuestra altura, apretarnos, juntarnos, burlarlo, hacer por fin a nuestra patria libre. Plan contra plan.”