Gerardo Hernández: ese estudiante inquieto que “presume” de sangre azul

Desde Cuba te cuento

306

Leerlo, desde la lejana prisión de Victorville en California, Estados Unidos, donde cumple su injusta condena desde hace más de 16 años, representa un soplo increíble de alegría y optimismo a pesar de las difíciles condiciones de su confinamiento.

Y resulta casi imposible resistirnos a la sonrisa que provoca con su fino sentido del humor, tan criollo y espontáneo como la cubanía misma de la cual emana; y se nos vuelve harto sencillo el sentirlo como un amigo de siglos, con el que compartimos clases o juegos en la infancia. Un amigo con el que nos identificamos incluso aunque no compartamos las mismas pasiones beisboleras, porque aunque a los que apoyan otros equipos no les guste, Gerardo Hernández Nordelo asegura que lleva su pasión en las venas: es un industrialista confeso, como nos cuenta en esta entrevista.

«Sí, pero quiero aclarar que soy un industrialista “sin prejuicios”. Puedo aplaudir una…

Ver la entrada original 1.540 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s