No apto para mayores

Botellas al mar

Me escurrí hacia el parque de diversiones. Quería columpiarme un rato y lo hice. Encontré un columpio en medio de un sitio semiabandonado, entre mucho verde.

Me mecí mucho, porque no podía echarme a volar, pero sí despegar toda la tensión de esos días. Me mecí…

No puedo afirmar inocencia porque desde el principio lo supe. Por mi tamaño tal vez clasificaba de todas formas, o por eso que me dice un amigo a cada rato: que de vez en cuando saco de mí a la niña que tengo dentro y me la llevo a pasear conmigo.

Lo cierto es que aquella tarde sentí una mezcla de melancolía, desasosiego y soledad. Y cuando siento tanta tristeza: o leo literatura infantil, o me comporto a la altura de mi tamaño…esto es, menos que una adolescente.

Esa tarde me mecí mucho -y aunque lo leí- no hice caso del letrero que advertía…

Ver la entrada original 10 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s