Trinidad de Cuba: el descubrimiento constante

Cuba profunda

Trinidad de Cuba el descubrimiento constanteCuando revisaron el expediente, hilvanado con el preciosismo de las tejedoras de antaño, y recorrieron palmo a palmo la ciudad, los expertos internacionales terminaron de convencerse: aquel villorrio suspendido en el tiempo y descrito en los folios mecanografiados ciertamente existía en la vida real. No dudaron, entonces, en enamorarse sin remedio de una reliquia como Trinidad, sobreviviente del imperio del azúcar, e inscribieron su Centro Histórico y su Valle de los Ingenios en la lista del Patrimonio Mundial.

La decisión, tomada de manera unánime en Brasilia, durante un encuentro de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), el 8 de diciembre de 1988, reconoce los valores de la ciudad en tanto ejemplo eminente de “un conjunto arquitectónico que ilustra un período histórico significativo” y de “un hábitat humano tradicional, representativo de una cultura y vulnerable bajo los efectos de mutaciones irreversibles”.

Con…

Ver la entrada original 761 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s