Pablo Milanés, desde la sección B-5

Santiago en mí

Después de veinte años Pablo Milanés cantó en Santiago de Cuba, en un Teatro Heredia desbordado y participativo (como me gusta verlo), durante más de hora y media.

Fue una deuda saldada con creces. El público (más de dos mil personas), agradeció cada canción, y coreó, como “coral fantástica”, los temas más reconocidos del cantautor. Fue un concierto del que, no dudo, la prensa solo sabrá brindar elogios. Y no dudo que los valga; de parte de Pablo y sus músicos todo contribuyó a ello. Pero esas alabanzas al concierto ofrecido en el “majestuoso” escenario santiaguero, solo pueden ser dichas por quien no se halla sentado en la sección B-5, fila 3, butaca 8 del balcón del complejo cultural Heredia, o en cualquiera de las butacas de dicho balcón, incluso, por algunos que alcanzaron sitio en la platea del teatro.

Y es que en ese rincón de la edificación…

Ver la entrada original 228 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s