De la sonrisa a la tragedia

Diana

Dicen que el hombre es el único ser que puede chocar dos veces con lagallo-desplumado misma piedra, quedó demostrado que un gallo, también.

Los vi llegar a la final, como hace 11 años. Pero bastó una entrada, un hit tras otro, 10 carreras y un cocodrilo crecido en su sed de lograr el triunfo, para quedarme totalmente ciega.

Si bien es cierto que llegaron casi desplumados al José Antonio Huelga, los del Yayabo supieron germinar de las cenizas, cual “gallo” fénix en el partido del viernes, para llevarse una victoria a fuerza de lo que no hay dudas, saben hacer mejor, batear.

Ver la entrada original 424 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s