Nuevo ejercicio diplomático ajeno a sentimientos sirios

Damasco, 8 jun (PL) Extrañamos la paz existente años atrás, comentan hoy pobladores apesadumbrados ante el clima de violencia que fuerzas externas fomentan contra la estabilidad y la unidad nacional de Siria.
 Ese es el sentimiento que prevalece ahora entre la mayoría de los sirio, quienes perciben con alarma como países occidentales intentan imponerles otro rumbo a su destino, usando la violencia de las bandas armadas, las cuales la mayoría de las veces son de procedencia extranjera.

Este jueves el representante permanente de Siria ante la ONU, Bashar Jaafari, ratificó el apego de este país al plan del enviado especial, Kofi Annan, y expresó que están listos para conversar con quienes quieren un diálogo serio y cambios reales en el país.

No tenemos problemas para conversar con la oposición que rechaza la intervención extranjera y las puertas siempre están abiertas para un diálogo serio, dijo.

Sin embargo, hay actores encabezados por Estados Unidos, empecinados en poner en duda la iniciativa de la ONU, cuyos resultados, al parecer se les pueden ir de la mano, y presionan por una intervención militar, que se aparta diametralmente de las aspiraciones de los sirios.

Para algunos observadores, si hay tanto interés de Occidente y de los llamados opositores sirios afincados en el exterior, con las masacres que dicen ellos comenten las autoridades, por qué no le toman la palabra a Damasco.

El gobierno sirio expresó su disposición a recibir una comisión investigadora de las recientes masacres ocurridas en Houla y Mazraat al Qubeir que esté integrada por países opuestos a la injerencia en los asuntos internos de Siria.

Por otra parte, es notorio que medios de prensa de los enemigos de Siria como los canales Al-Jazeera y Al-Arabiya, entre otros, falsean la información y difunden imágenes que no pertenecen a lo ocurrido en los escenarios de las matanzas, según precisó el representante de Siria ante la ONU y se ha podido constatar.

No obstante, y pese a presiones occidentales y de algunas naciones de la Liga Árabe, como Catar y Arabia Saudita, prosiguen esfuerzos en aplicar la iniciativa Annan, a la vez, que hay una condena a los intentos de militarizar la solución de la crisis siria.

Según el diplomático ghanés, su plan no está muerto, hay que buscar vías para su implementación y presionar para que se cumplan los compromisos contraídos, siempre que eso no implique el uso de la fuerza, estiman comentaristas políticos.

Por lo pronto, continuarán las aproximaciones al problema, nuevas reuniones como la del Grupo de los 20 (G20), a celebrarse en Los Cabos, México, en las próximas semanas, pero la mayoría distantes del sentimiento del principal actor, el pueblo sirio.

Departamento de Estado tranquiliza a la mafia: No cambiará política hacia Cuba

Washington, 7 jun (PL) El subcomité de Relaciones Exteriores del Senado para Asuntos del Hemisferio Occidental efectuó hoy una audiencia en la cual se confirmó la política de antagonismo que mantiene el gobierno de Estados Unidos contra Cuba.Dos senadores cubanoamericanos el demócrata por New Jersey Robert Menéndez y el republicano por Florida Marco Rubio fueron los dos únicos que se presentaron en el panel.

 Ambos criticaron a la administración del presidente Barack Obama  por lo que consideraron una relajación de las restricciones de viajes a la Isla, posición que calificaron de “ingenua”.
 Asimismo, denostaron la decisión del departamento de Estado de otorgar visas a funcionarios de alto nivel cubanos, destacó el diario The Hill.

 Los dos senadores se mostraron favorables a aplicar una postura de línea dura contra La Habana, a fin de desmontar el sistema político imperante en la nación caribeña.
Por su parte, la secretaria de Estado Adjunta para Asuntos del Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson, dejó claro que la política de la Casa Blanca hacia Cuba no va a cambiar, pese a las preocupaciones de los senadores.

 Según Jacobson, los viajes de algunos sectores estadounidenses a Cuba como académicos o religiosos estadounidenses son la “herramienta más efectiva para construir conexiones entre los dos pueblos y constituyen los mejores embajadores para nuestros ideales”.
Todas las partes concordaron en trabajar para lograr lo que denominaron “cambios democráticos en la isla”, precisó la publicación.

 En enero de 2011 el gobernante estadounidense certificó una relativa flexibilización en los contactos con Cuba, y permitió que compañías aéreas y agencias pudieran organizar viajes a la nación caribeña, pero solo con fines culturales y educativos.

 La administración demócrata favorece lo que denomina “contacto pueblo a pueblo“, como forma de tratar de influir y socavar el sistema político cubano.Un grupo de legisladores que integran el llamado grupo anticubano, entre los que destacan Menéndez, Rubio, además de los congresistas republicanos Ileana Ros- Lehtinen, David Rivera y Mario Díaz Balart, y el demócrata Albio Sires, son promotores de estrechar el cerco contra La Habana.

 Estados Unidos mantiene hace 50 años un bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba, que ha costado a la isla más de 975 mil millones de dólares y constituye una violación de la Carta de Naciones Unidas y de las normas del Derecho Internacional.
La comunidad internacional ha condenado durante 20 años consecutivos en sucesivas votaciones de la ONU esta política injerencista y extraterritorial de la potencia norteamericana contra la pequeña nación en Las Antillas.

ONG costarricense financiada por USAID para operaciones anticubanas

San José, 8 jun (PL) La Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) entregó 400 mil dólares a una Organización No Gubernamental (ONG) de Costa Rica en 2009 para acciones contra Cuba, denuncia hoy el investigador estadounidense Tracey Eaton.
Es posible, dijo, que el denominado Instituto Interamericano de Derechos Humanos (IIDH) recibiera, incluso, millones de dólares más para tareas de desestabilización y subversión en suelo cubano, orientadas por la Agencia Central de Inteligencia (CIA), y realizadas bajo la fachada de los derechos humanos.

En un artículo publicado en el sitio digital Along the Malecon, Eaton destaca el modo peculiar en que el IIDH y la USAID ocultan el destino y el uso que la organización centroamericana dio a los generosos subsidios recibidos cada año de la entidad estadounidense, conocida por su relación con la CIA.
“El premio inicial, del 17 de abril de 2009, muestra claramente a Cuba como el principal lugar de actuación. En la jerga del gobierno federal, es el lugar donde se realiza un trabajo”, señala Eaton, quien fue corresponsal en La Habana de un diario de Texas, Estados Unidos.

Admite que en los cinco listados relacionados con el contrato sólo vio una vez la referencia a Cuba, en el sitio web gubernamental www.usaspending.gov, pero le intrigaba ver que la USAID otorgó en 2009 más de 1.5 millones de dólares al IIDH.
Pese a las entregas a su favor, el IIDH no aparece en la página web de la USAID, como uno de sus socios en Cuba y en el sitio www.usaspending.gov no hay detalles del contrato, apenas presentado como ayuda al desarrollo.

“Una mayor claridad aumentaría la transparencia de los programas de USAID en las Américas y disminuiría las sospechas de que la agencia esta haciendo un trabajo semi-clandestino en Cuba”, afirma Eaton.
No obstante, la IIDH reconoce en su portal digital recibir el apoyo de la presunta hermana caritativa estadounidense, cuyos orígenes están emparentados con la Guerra Fría.

Otros donantes de la organización costarricense son la Agencia Sueca de Cooperación Internacional para el Desarrollo, la Embajada Real de Dinamarca, la Real Embajada de Noruega, la Agencia Canadiense de Desarrollo Internacional y la Embajada del Reino de los Países Bajos.

El IIDH radica en la capital costarricense, con domicilio ynúmeros telefónicos debidamente publicados.

Desde la prisión

7 Junio 2012

Por Saul Landau y Danny Glover

Visitamos a Gerardo Hernández por quinta vez y, como de costumbre, su ánimo parecía mayor que el nuestro, a pesar del hecho de que se encuentra en una prisión federal de máxima seguridad.
Gerardo y otros tres agentes de la Inteligencia cubana se acercan a su décimo cuarto año de encarcelamiento -cada uno en una penitenciaría federal distinta. A René González, el quinto miembro de los Cinco de Cuba, le fue concedida la libertad bajo palabra después de cumplir trece años, pero no le está permitido abandonar el sur de la Florida hasta pasados otros dos años y medio.

El uniforme que le dieron a Gerardo ese día parece mayor por lo menos en tres tallas. Pero el mono color beige que tan mal le queda no afecta la sonrisa de Gerardo ni su cálido abrazo cuando nos recibe.
Él había visto algunas emisiones recientes del programa “Situation Room” de CNN, en los cuales Wolf Blitzer entrevistó a una variedad de personalidades: la secretaria de Estado Hilary Clinton, Victoria Nuland (vocero de Prensa de la Secretaría), Alan Gross (culpable de actividades contra el régimen en Cuba), y Josefina Vidal (jefa de la dirección de EE.UU. en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba). Ellos presentaron sus opiniones acerca de la justicia o injusticia en los casos de Gross y de los Cinco.

Cuba envió a los Cinco al sur de la Florida en la década de 1990 para detener el terrorismo en Cuba, porque es ahí donde se realizaron los planes para las bombas en hoteles, bares y clubes, explicó él. En 2009 “Gross llegó a Cuba como parte de un plan de EE.UU. para promover un ‘cambio de régimen’,” aseguró Gerardo.
Gross parecía estar desesperado cuando habló con Wolf Blitzer en el “Situation Room” de CNN. Describió su confinamiento en un hospital militar: “Es como una prisión, con barrotes en las ventanas” ¿Habrá olvidado que fue condenado a 15 años de prisión?

Para Gerardo los barrotes, alambre espinoso, gruesas puertas de metal operadas electrónicamente y guardas que vigilan y periódicamente le gritan órdenes describe su vida diaria de rutina en la prisión federal de Victorville.
Gerardo se come un sándwich de pasta rosada que compramos en la máquina de la sala de visitas y calentamos en el microondas. Masticamos comida basura -toda comprada en el mismo sádico aparato que ofrece varios tipos de veneno.

Otros prisioneros, la mayoría condenados por tráfico de drogas, están sentados con esposas o acompañantes femeninos y niños, bajo la atenta mirada de tres guardas sentados en una plataforma suspendida. Los hombres uniformados ríen e intercambian rumores de prisión; nosotros hablamos del caso de Gerardo.
La jueza federal en Miami lo condenó a dos cadenas perpetuas consecutivas, además de 15 años, por conspiración para cometer asesinato y conspiración para realizar espionaje. Gerardo se convirtió en víctima de una extraña noción de la justicia en Miami, donde el fiscal de EE.UU. no presentó una pizca de evidencia que sugiriera que Gerardo Hernández sabía del plan de La Habana para derribar a dos aviones que volaron en el espacio aéreo cubano (”asesinato”); ni que tenía control sobre o desempeñara un papel en lo que sucedió el 24 de febrero de 1996, cuando dos MiG cubanos de combate dispararon cohetes contra los aviones de Hermanos al Rescate y mataran a los pilotos y copilotos -tal como Cuba había advertido al gobierno norteamericano que haría si continuaban los vuelos ilegales.

Es más, la evidencia demuestra un cuadro muy diferente de lo que Gerardo Hernández sabía en realidad. Difícilmente la Seguridad cubana fuera a informar a un agente de nivel medio de una decisión tomada por los líderes cubanos, después de haber enviado advertencias a Washington en varias oportunidades, de derribar aviones violadores del espacio aéreo.

Es más, como demuestra un nuevo libro de Stephen Kimber, “los memos en ambas direcciones entre La Habana y sus oficiales de terreno antes de que los MiG dispararan sus cohetes contra los aviones de Hermanos al Rescate dejan en claro que todo se hizo sobre la base de lo que era necesario saber -y Gerardo Hernández no necesitaba saber lo que los militares cubanos estaban considerando”. (Derribo: la verdadera historia de Hermanos al Rescate y los Cinco de Cuba. Disponible como libro electrónico.)

Gerardo, al igual que el gobierno cubano, insiste en que los aviones fueron derribados en el espacio aéreo cubano, no sobre aguas internacionales como asegura Washington. Pero la Agencia de Seguridad Nacional, que posee imágenes satelitales del fatal hecho, se ha negado a entregarlas.
Los aviones de Hermanos habían violado el espacio aéreo cubano durante más de medio año (1995-1996) antes de que los derribaran. Cuba había alertado a la Casa Blanca en varias oportunidades, y un funcionario del Consejo de Seguridad Nacional había escrito a la Autoridad Federal de Aviación que retirara a los pilotos de Hermanos sus licencias de vuelo -en vano.

Los agentes cubanos de inteligencia que se infiltraron en Hermanos al Rescate informaron a La Habana que José Basulto, el jefe de Hermanos, había probado con éxito armas aire-tierra que pudiera usar contra Cuba. Para el país, Hermanos al Rescate se había convertido en una amenaza a la seguridad.
Sin embargo, los documentos de la NSA nunca llegaron al tribunal. Ni tampoco el abogado de Gerardo pudo obtenerlos para las apelaciones.

La exoneración por conspiración para el asesinato del caso de Gerardo reside en establecer un simple hecho: si el derribo ocurrió en el espacio aéreo cubano, no se cometió delito.

En cuanto a la conspiración para realizar espionaje, el gobierno se basó en la admisión por parte de Gerardo de ser un agente de la inteligencia cubana, en vez de tratar de demostrar que él intentó obtener documentos secretos del gobierno o cualquier material clasificado. La tarea de Gerardo era evitar los ataques terroristas contra Cuba por parte de exiliados cubanos en Miami, no la penetración de agencias secretas del gobierno de EE.UU.

La justicia en la República Autónoma de Miami llevó a cinco antiterroristas a prisión. Gerardo sonríe, quizás su manera de decirnos que sigue convencido que hizo lo que debía, lo que significa que se ha mantenido firme en sus convicciones. Nos preguntamos si nosotros podríamos soportar 14 años de confinamiento de máxima seguridad.

Presentan nueva acción legal a favor de Gerardo Hernández

La Habana, 7 jun (AIN) Una moción a favor del Héroe antiterrorista cubano Gerardo Hernández Nordelo fue presentada por sus abogados, mediante la cual se solicita una audiencia oral ante la Corte del Distrito Sur de la Florida, informó este jueves el sitio digital www.antiterroristas.cu.
Esta nueva acción legal, presentada este seis de junio, se llevó a cabo por sus defensores, Tom Goldstein y Martin Garbus, a través de su abogado local Richard Klugh.

Igualmente, se solicitó ejecutar el procedimiento conocido como Discovery, según el cual la Corte ordena al Gobierno estadounidense entregar los documentos y otros materiales que obran en su poder y que no han sido dados a conocer durante el proceso legal.
La moción, que es parte del proceso de apelación colateral iniciado el 14 de junio de 2010, está basada en el derecho que tiene el peticionante y sus coacusados -Fernando González, Ramón Labañino, Antonio Guerrero y René González- de conocer el alcance de la campaña de publicidad negativa financiada contra ellos por el Gobierno, con el objetivo (logrado) de asegurar que fueran declarados culpables.

El propósito de esta acción es obtener mediante interrogatorios, presentación de documentos y citaciones judiciales, toda la evidencia necesaria para que sea examinada por el tribunal en una audiencia que demostraría y probaría que las condenas deben ser anuladas.

Con el procedimiento Discovery se busca establecer el alcance total del tema de la manipulación mediática, a partir de identificar a todos los periodistas y medios de prensa que recibieron pagos del Gobierno y después publicaron declaraciones falsas, hostiles, “incendiarias” y perjudiciales contra los cinco acusados, además de los artículos, entrevistas y segmentos de radio y televisión donde aparecieron tales declaraciones.
Asimismo, se pretende determinar el grado preciso de influencia y control de la Fiscalía, representando a Washington, sobre esos periodistas y medios de prensa.

Se busca definir, igualmente, el grado de conocimiento que tenían no solo el Departamento de Estado, sino también otras ramas del Gobierno, como el Departamento de Justicia, y precisar el impacto perjudicial que esa campaña de propaganda tuvo sobre el juicio de Gerardo.
La solicitud del Discovery incluye a 84 individuos, siete estaciones de televisión y 13 emisoras de radio, vinculados a la citada mal intencionada cobertura de este caso.